© 2019 Unión Femenil Misionera de Texas

Tel. (956) 412-5957

Fax (956) 423-2027

Adelante, Hijas de la Luz

UFM Bautista de Texas
Un ejemplo de fuerza y amor
Celebramos el marco glorioso
Un centenario de lucha y valor

 

Cada una de nosotras
Tiene su puesto y su misión
Incansables trabajamos
En humildad de comunión

 

Por el poder del Santo Espíritu
Perseverando en Oración
Ofrendamos nuestras vidas
Al Dios de nuestra redención

 

UFM Bautista de Texas
Un ejemplo de fuerza y amor
Celebramos el marco glorioso
Un centenario de lucha y valor

 

Cada una de nosotras
Tiene su puesto y su misión
Sirviendo a Dios con alegría
Con diligencia y compasión

 

Al sediento damos agua
Al hambriento damos pan
Al desnudo una cobija
Al enfermo sanación

 

UFM Bautista de Texas
Un ejemplo de fuerza y amor
Celebramos el marco glorioso
Un centenario de lucha y valor

 

Cada una de nosotras
Tiene su puesto y su misión
Firmes en el cumplimiento
De la grande comisión

 

Bautizando y enseñando
Buenas nuevas de perdón
Por el mundo proclamando
La eterna salvación

 

UFM Bautista de Texas
Un ejemplo de fuerza y amor
Celebramos el marco glorioso
Un centenario de lucha y valor

 

Adelante, Adelante
Somos hijas de la luz
Adelante, Adelante
Herederas con Jesús

Letra y Música por María Monteiro

Presidenta de Música en BUA

“Adelante, Hijas de la Luz”: ¡La UFM cumple 100 años! Hace unos años la hermana Bea Mesquías se acercó a mí con una propuesta: “Me gustaría que usted escribiera un himno celebrando el centenario de la Unión Femenil Misionera (UFM) Bautista de Texas,” dijo. Me sentí sorprendida y honrada por aquella petición, y como mi tendencia natural es nunca decir “no” a la UFM, yo acepté.

En los meses siguientes, aquella responsabilidad nunca abandonó mis pensamientos. Me había comprometido a escribir un himno, en español, celebrando un evento muy significativo en la vida de los Bautistas de Texas. A pesar de que he enseñado música en la Universidad Bautista de las Américas desde el 2003 y he sido la directora musical de la Primera Iglesia Bautista Mexicana de San Antonio desde el 2008, yo no soy compositora, no soy poeta, y no escribo tan bien en español (Portugués es mi primera lengua). Continué pensando y orando constantemente por la mejor forma de cumplir con mi compromiso.

Mi primera fuente de inspiración fue mi propia conexión con la misión de la UFM. Yo crecí observando a las mujeres de mi iglesia (Primera Iglesia Bautista de Recife, Brasil) trabajar arduamente en todo tipo de proyectos para las misiones: ofreciendo asistencia en hospitales y orfanatorios, participando en viajes de evangelismo, visitando a los enfermos, trabajando en proyectos para combatir el hambre, organizando estudios Bíblicos en sus casas, promoviendo ofrendas para las misiones, y orando por los misioneros sirviendo en nuestro estado, país, y alrededor del mundo. Ellas eran inagotables y compasivas, y una inspiración para mí, ya que era muy activa en el grupo “Niñas en Acción”.

 

Además de los esfuerzos y actividades bien visibles de la UFM en mi congregación, era muy claro que estas mujeres anhelaban vivir el evangelio en sus vidas diarias. Ellas demostraban poseer una variedad de dones espirituales y, a través de la oración, ellas podían discernir qué rol cada una de ellas ocuparía en la misión divina que ellas deseaban lograr. Esta es la forma en la que la UFM aún opera, en cualquier parte del mundo.
 

Yo también reflexioné en la fundación Bíblica de la misión de la UFM Bautista de Texas. ¿Por qué hacen lo que hacen? La repuesta se encuentra en varios pasajes de la Biblia: Mateo 28:19-20, Hechos 1:8, y Mateo 25:31-46, por ejemplo. El trabajo de la UFM está claramente basado en éstas enseñanzas Bíblicas. 
 

Finalmente, consideré la larga historia de ésta organización: cien años. ¿Cuántas vidas fueron ofrecidas en servicio al Reino en éste largo periodo de tiempo? ¿Cuántos proyectos fueron cumplidos, cuántos misioneros fueron bendecidos, cuántas vidas fueron tocadas y transformadas por la visión, dedicación, y trabajo arduo de estas líderes cristianas? ¿Dónde estaría la iglesia Bautista sin ellas?

Así que en el verano del 2016 yo completé el himno y lo titulé “Adelante, Hijas de la Luz.” Mi esperanza es que cada miembro de la UFM Bautista de Texas, de cada rincón de este gran estado, se vea a sí misma y a su trabajo en las palabras de este poema sencillo. Al celebrar este centenario, honremos nuestro glorioso pasado, cumpliendo hoy alegremente nuestra misión y poniendo el futuro en las manos de Dios. Somos hijas de la luz (Efesios 5:8, 1 Tesalonicenses 5:5) y herederas con Jesús (Efesios 3:6). ¡Adelante!